La importancia de una buena postura

No estamos aplastados por la fuerza de la gravedad, sino por un EXCESO de TENSIONES (hipertonía)

La postura del ser humano está bajo control de la musculatura tónica (musculatura que trabaja constantemente en lucha contra la gravedad para mantener la postura erguida). Por eso, su tendencia patológica es la rigidez, el acortamiento y el exceso de tono (hipertonía)

Un musculo acortado, no solo es ineficaz para demostrar su potencial, sino que aumenta la compresión en las articulaciones (una de las causas más importantes de diversas dolencias musculo-articulares) ya que los grupos musculares pasan como un puente por encima de ellas.

Una vez el movimiento articular ha sido liberado, los músculos hipertónicos relajados y el tejido conectivo estirado, se podrá empezar un programa de desarrollo de fuerza muscular.

1  MOVILIDAD  >    2     ESTABILIDAD  >    3     FUERZA  >    4      POTENCIA 

Los músculos dinámicos, en cambio, no están en un estado de contracción permanente como los tónicos y solo se activan cuando tienen que llevar a cabo un movimiento para luego relajarse. Por eso, estos músculos necesitan ser estimulados a través de la actividad física, dado que su tendencia patológica suele ser la falta de fuerza y disminución del tono físico (hipotonía)

La función postural es la que determina la calidad de nuestros movimientos. Nunca podrán existir buenos y eficaces movimientos en presencia de una postura desequilibrada.