En la clase grupal, cada uno trabajará en su hamaca con diferentes angulaciones, cambiando de posturas y realizando diferentes ejercicios con la función de liberar las tensiones acumuladas del cuerpo, según la disponibilidad de cada persona.

Aunque sea un trabajo grupal, el monitor observará a cada persona con el conocimiento de sus objetivos, molestias o limitaciones funcionales, mientras tanto, la persona trabajará cómodamente durante 55 minutos, 1 vez por semana.

Durante este tiempo de estiramiento, el monitor asistirá y guiará a la persona durante la ejecución de los ejercicios, garantizándole así un trabajo muy preciso y eficaz.

Se le da gran importancia a la respiración, ya que asume un rol muy importante en cada postura y es orientada a mejorar la funcionalidad del diafragma y de los demás músculos respiratorios y además, conseguimos relajarnos y así desconectar de los problemas diarios.

Con ello,  conseguimos que la postura se modifique y el cuerpo esté más preparado para rendir más y mejor.